Summum-logo10

Madera

La Madera es la materia prima más ecológica: es un producto natural, que no requiere un proceso industrial en las sucesivas etapas de plantación, cultivo, mantenimiento y tala, y que no genera impactos ambientales significativos hasta su transformación; es menos intensiva en consumo de energía: sus procesos de transformación (tala, transporte, aserrío, etc.) requieren en general mucha menos energía que los de otros materiales como el acero, el aluminio, los plásticos, el cemento, etc. La Madera es reciclable: sus derivados no requieren de tecnología o procesos industriales sofisticados para su conversión en material para tableros, pasta de papel, serrines, biomasa, etc. 
 La Madera es biodegradable: ningún producto elaborado a partir de este material presentará problemas de contaminación de suelos, aguas o atmósfera.

Beneficios técnicos para el Sector de la Construcción

  • La Madera es resistente al tiempo y a la meteorología.
  • Se puede utilizar tanto en interior como en exterior.
  • El mantenimiento de la Madera no es especialmente costoso.
  • No es un material frágil, ni fácilmente atacable por insectos o plagas.
  • Es muy moldeable y adaptable para el arquitecto.
  • La Madera no es un material especialmente caro.
  • Es más estética, es un elemento orgánico y su contacto es cercano y agradable.
  • No es un material válido únicamente para los chalets, y una casa de madera no es un capricho.
  • La Madera, si se toman mínimas precauciones, no tiene por qué ser representar peligro de incendio En definitiva, en el Sector de la Construcción, la madera es un material de futuro: moderno, natural, renovable, fácil de manipular y agradable para el usuario de la vivienda.


  • Talar un bosque no es “anti-ecológico”: por el contrario, cuando un bosque se gestiona con criterios de sustentabilidad, es decir, garantizando su supervivencia a largo plazo, la tala es sólo una parte del proceso de regeneración del bosque.
  • Madera certificada, madera garantizada: es evidente que una masa forestal se puede gestionar de forma muy distinta. De ahí que, para garantizar a los consumidores de productos derivados de la madera que éstos proceden de bosques gestionados con criterios medioambientales, haya nacido la certificación forestal, que es un sello emitido por entidades independientes que supervisan el proceso. Es por eso que la exigencia de certificación a la madera consumida contribuye eficazmente a promover el Medio Ambiente y las buenas prácticas forestales.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20

login